martes, 28 de diciembre de 2010

LO BUENO DEL AÑO QUE PASÓ

Ernesto Pérez Castillo

El 2010 es un año que comenzó todo lo mal que imaginarse pudiera y la evidencia apunta a que ha de terminar solo de puro milagro. Apenas comenzaba el día cuando el martes 12 de enero un terremoto de más de 7 grados en la escala de Richter convirtió a la caribeña ciudad de Port-au-Prince en el Haití de Haití.
La media isla que sufre los estragos de 200 años de soledad se tornó entonces en el epicentro desde donde se generaron las noticias con que rellenar las primeras planas de los diarios del mundo, aunque ni con eso se consiguió que de vuelta se entregarán a ese pueblo lo que tanto y desde tanto se le debe.
Mientras Cuba estaba con los haitianos desde el primer minuto del desastre, pues sus colaboradores de la salud llevan más de 12 años allí, el gobierno de los Estados Unidos mostró en aquel momento, y por enésima vez, qué es lo que entienden los yankees por "ayudar": tomaron con tropas armadas hasta los colmillos el aeropuerto de la ciudad, entorpeciendo el arribo de la ayuda internacional, y por varios días se reservaron para sí la única vía de acceso, por la cual solo desembarcaron desde entonces, y en este orden preciso, soldados, soldados y más soldados.
Cabría preguntarse hoy, cuando una epidemia de cólera a todas luces traída en un descuido por las fuerzas de la ONU azota a Haití, cobrándose ya más de 2 000 vidas, por qué el muy Premio Nobel de Obama no ha ordenado allí otro desembarco de marines.
Mientras no se demuestre lo contrario, la respuesta es una y muy simple: con el terremoto se alarmaron ante la posible avalancha de ilegales haitianos arribando a sus costas, y con tal de impedirlo enviaron en desesperado zafarrancho de combate incluso hasta un portaviones; en cambio, la epidemia no les preocupa en lo más mínimo, pues el cólera, en la lógica imperial, se resuelve por sí mismo: los enfermos no escapan a ningún lugar, los enfermos sencillamente se mueren, y se mueren in situ.
Catorce semanas después del terremoto, y también un martes, la compañía British Petroleum estaba celebrando una fiesta para conmemorar siete años sin accidentes, y la fiesta era justo en la plataforma Deepwater Horizon, que no sobreviviría a ese día, hundiéndose en las aguas y contabilizándose en solo un mes la cifra de 22 millones de litros de crudo derramado a las aguas del golfo de México.
La cifra crecería y crecería en lo adelante, pese a los muchos y varios y consecutivos avisos de BP de que ya tenía la solución al problema. El daño a la ecología de la zona y a las economías costeras sería incalculable. Pero ni BP ni nadie responderá por ello.
Finalmente en junio el mundo tendría un respiro ante tanto desastre, y una buenísima oportunidad para desentenderse de todo y lavarse las manos como si con él no fuera: comenzaba la Copa Mundial de Futbol, y cada quien se sentó frente a su televisor a ver los partidos, y entre partido y partido la única noticia que tenia seguimiento en la prensa eran los vaticinios, quién ganará y quién perderá, que desde Alemania lanzaba a los fanáticos el pulpo Paul.
Pero lo que ni el pulpo mediático ni nadie en este mundo pudo vaticinar fue que en el mediodía del 15 de julio se apareciera en el acuario de La Habana, vivito y coleando, el mismísimo Fidel, para decirnos a todos lo que cada día nos quieren ocultar, y es que: "el mundo vive entre dos tragedias, la de la guerra y la del medio ambiente".
Y de ahí en adelante comenzó otra de sus quijotadas: impedir el desencadenamiento, porque se veía venir, de una nueva guerra que no tendría otro final que no fuera el del cementerio nuclear, ya en la cada vez más caldeada península de Corea, ya en el Irán siempre rebelde frente a los caprichos de Washington.
Y entre col y col, y de a poquitos, un poco antes y luego un poquito después, comenzó el goteo estremecedor que para el imperio han sido las filtraciones de Wikileaks. Cuando aun no se han dado a conocer sino el 1% (si, no es un error: el uno por ciento) de los documentos secretos prometidos, ya pesa sobre Julien Assange el peligro damocliano de ser puesto frente a un tribunal estadounidense que lo acusará de cualquier cosa, de lo que sea, con tal de hacerlo callar.
Y cosa sabida, persiguen a Assange, por sacarles los trapos sucios al sol, y se hacen de la vista gorda cuando en una universidad de La Florida se homenajea Orlando Bosch, un terrorista confeso, y unos pocos días después, tras la presentación de su libro de memorias, se le ve en público abrazado a su compinche, el no menos asesino Posada Carriles que disfruta de la misma protección del gobierno y de los servicios secretos que dicen combatir el terror.
Así, entre desastres naturales y accidentales, escapes de petróleo y de hipocresía imperial, más el peligro latente de una guerra que pondría a nuestra especie un indeseado punto final, hemos sobrevivido un año más, en la esperanza de que el próximo no sea el último ni sea peor, pues, citando a ese grande de nuestras letras que seguirá siendo nuestro Virgilio, el gran Piñera: "lo bueno que tiene esto es lo malo que se está poniendo".

viernes, 24 de diciembre de 2010

LO MÁS VISTO EN 2010

Según google...


GOZANDO EN LA HABANA (CUÉNTAME)
207 Páginas vistas

YOANI SÁNCHEZ, LOS EUROS Y LA EGOLATRÍA
129 Páginas vistas

COMPOSICIÓN CON INTRODUCCIÓN, NUDO Y DESENLACE
98 Páginas vistas

EL CLUB DE LOS COMEMIERDAS ANÓNIMOS
88 Páginas vistas

BAJO LA BANDERA ROSA DE ERNESTO PÉREZ CASTILLO
80 Páginas vistas

EL NUEVO HERALD, EL MAGNICIDIO Y EL PLACEBO VIRTUAL
75 Páginas vistas

LA BODA DE CHELSEA CLINTON PUEDE COSTAR 2 MILLONES
70 Páginas vistas

YOANI SÁNCHEZ Y LOS FASCISTAS DE ECUADOR
70 Páginas vistas

FARIÑAS Y MACONDO
69 Páginas vistas

CARTA DE KARL MARX A SU ESPOSA JENNY
68 Páginas vistas

WIKILEAKS: LA CASA SIEMPRE GANA

Ernesto Pérez Castillo

El Wikilio que está estremeciendo al mundo, que desde hace semanas no nos deja dormir ni soñar, y que no hace sino crecer y engordar, ya no da para mucho ni para poco más.
La subtrama sigue siendo la puesta en blanco y negro de lo que hasta el último gato de cualquier tejado conocía desde hace mucho tiempo ya –que los yanquis espían y se dicen y desdicen sin compasión, y mandan a morir y a matar–, pero de lo cual ahora tenemos las pruebas al alcance de la mano (por supuesto, al alcance de la mano de quien tenga Internet de banda ancha y tiempo que perder en los entresijos de la red global).
Porque la trama verdadera, que si uno presume de informado es la que se lee en El País y en El Nuevo Herald y en la BBC y en The New York Times y en el resto de la bobería mundial, es que una sueca haciéndose la sueca se llevó a Assange a la cama y ahora lo demanda porque la pobre se quedó dormida mientras el australiano hacia como que le hacia el amor, o porque se le rompió el condón (¿antes, durante, después?) o porque después no le telefoneó, o porque se fue del apartamento sin darle tiempo a comentarle lo aburrida que le resultó la noche.
Y con eso los diarios hacen su agosto, y llenan las primeras planas con enormes titulares: que si Assange tendrá derecho a fianza o no, que si Assange será por fin extraditado a Suecia, que si después de Suecia los yanquis lo van a secuestrar para desaparecerlo en Guantánamo, que si esto, que si lo otro, que si patatí, que si patatá…
En fin, que a estas alturas del juego todo el que día a día lea los periódicos se estará preguntando, finalmente, qué va a pasar con Assange y espera comiéndose las uñas la continuación de la wikinovela del día después.
Pero, la gran pregunta, como siempre, es otra muy otra y a nadie se la ha ocurrido todavía, y esa es la idea. Justo para eso es que se vierten toneladas de tinta adormecida en los periódicos cada amanecer y se revientan de megabytes tantas y cuantas páginas webs.
Porque lo cierto, a diez de últimas, es que ahí están las pruebas mondas y lirondas de que doña Hillary Clinton se pasó por debajo de la falda todo el protocolo de la diplomacia internacional y dio la orden, firmada de su puño y letra, de conseguir, luchar, robar, espiar para que a como diera lugar le pusieran sobre la mesa de su despacho las huellas digitales, las secuencias de ADN, las contraseñas de correo, y todo aquello que pudiera serle útil para extorsionar, chantajear, manipular y presionar al resto de los diplomáticos del mundo mundial.
Entonces, con todo aquello pesando sobre la Clinton, salta la prensa a decir que Assange es un violador temible, y que el soldado yanqui que le regaló los documentos secretos es un homosexual que se sentía humillado. ¡Cuánta casualidad! ¡Qué manera tan creativa, inocente, sana y novedosa de defender a la Secretaria de Estado!
Porque en honor a la verdad, ¿a quién rayos le importa qué va a pasar con el chismoso Assange? La gran pregunta, la que los periódicos deberían hacerse y hacerle a la gente si fueran serios y sirvieran para algo alguna vez, no tiene que ver con el australiano salta camas ni con su soplón uniformado.
La gran pregunta, destapado el basurero imperial, y con todos los trapos sucios de Washington puestos al sol, a secarse sin lavar, es preguntarse, después de tantas normas rotas de medio a medio, con la Hillary Clinton, ¿qué va a pasar?
Y, ¿sabe usted?, nada, nadita de nada le va a pasar. Que la casa siempre gana, y esa, mal que nos pese, es toda la verdad.

jueves, 23 de diciembre de 2010

YOANI SÁNCHEZ Y 200 MIL MANCHAS MÁS

Ernesto Pérez Castillo

El funcionario norteamericano de más alto rango que ha puesto sus patitas en Cuba fue el general William Rufus Shafter, más conocido como “Pecos Bill”, que en 1898 desembarcó con 16 000 soldados para intervenir en la guerra de independencia cubana. Se sabe que ya en tierra se encerró en su cuartel –dizque porque hacia mucho calor–, y se mantuvo fuera de la vista de los combates, lo cual quizá explique por qué sus planes de batalla eran tan simplones.
La verdad es que era tanta su incompetencia que si ganó la guerra ello se debió solo a la evidencia elemental de que los militares españoles estaban desesperados por perderla frente a cualquiera que no fueran los mambises.
Después de él apareció en la isla el general John R. Brooke, el primer gobernador norteamericano, cuyo plan se reducía a convertir lo antes posible a Cuba en territorio norteamericano.
Otro general, Leonard Wood, sustituyó prontamente a Brooke con un nuevo plan: americanizar la isla, sí, pero poquito a poquito. Wood había llegado también en 1898, junto a Pecos Bill, comandando a los Rough Riders (Jinetes Rudos, un antecedente histórico en eso de nombrar las tropas con fanfarronerías, como aquel Escuadrón de los Asesinos, famoso por asesinar en 2003 al periodista Jose Couso en Bagdad, disparándole desde la comodidad de un tanque M1 Abrams con un cañón de 120 milímetros).
Ya en república de cartón que padeció Cuba desde 1902, el funcionario de más alto rango fue Benjamin Sumner Welles, enviado personal de Roosevelt, que llegó a La Habana el 1ro de mayo de 1933 con el mandato de organizar el desastre que el dictador Machado se empeñaba en complicar antes que las cosas se les fueran de las manos (a los americanos, claro está) y la isla quedará en manos de los comunistas.
Welles en 1921 había sido jefe de la División Latinoamericana del Departamento de Estado, y en 1922 fue nombrado Ministro Plenipotenciario, para dirigir las negociaciones que condujeron al fin del gobierno de ocupación en la República Dominicana.
Y lo mejor fue que durante su aventura cubana no descansó ni un segundo, pues se la pasaba de la sala a la cocina y de la cocina al comedor, reuniéndose aquí y allá con cuanto “opositor” al gobierno de Machado prometiera serle útil para alejar a los rojos del poder.
Al término de su misión se regresó a Washington, donde de inmediato fue promovido al cargo de Subsecretario de Estado. Y aquí es donde la cosa se pone buena de verdad, porque alguien con tal alto rango no volvería a ser visto en Cuba sino hasta septiembre de 2009, cuando de pronto la Subsecretaria Adjunta de Estado Bisa Williams apareció en La Habana.
¿Y a dónde fue su señoría Bissa Williams, excelentísima Subsecretaria Adjunta de Estado, de este lado del muro del Malecón? ¿Acaso visitó el círculo infantil Amiguitos de la Electrónica, en Marianao? ¿O el Caballeritos Proletarios, de Centro Habana? ¿O Los Becaditos, en Playa? ¿O el Cederistas del Futuro, en Las Tunas?
Noooo, que vaaaaa… Según consta en el cable emitido por la Sección de Intereses de La Habana (SINA) con fecha del 25 de septiembre del 2009, bajo la clasificación de “Confidencial” y revelado recientemente por Wikileaks, Bissa Williams llegó a La Habana y sin quitarse el polvo del camino o buscar dónde reposar, fue directo al apartamento de doña Yoani Sánchez y allí se sentaron a hablar. Lo que allí se conversó el cable lo reporta así:
«“Una mejora en las relaciones con los Estados Unidos es absolutamente necesaria para que aquí surja la democracia”, le dijo a Williams en su modesto apartamento un(a) pionero(a) de los blogs y una de las personas más influyentes para la revista Times. “Las restricciones sólo nos hacen daño”, añadió. “¿Sabes cuántas cosas más podríamos hacer si utilizáramos el Pay Pal o compramos cosas online con una tarjeta de crédito?”»
Nótese que la cosa es muy secretosa, pues el reporte evita nombrar a Yoani, y en él la podemos identificar solo por el muy sonado y rotundo disparate de la revista Times.
¿Así que de eso hablaron allí? ¿De que la Yoani pretende tumbar a la revolución comprando la pacotilla online? ¿En qué quedamos? ¿Para qué ella quiere que le autoricen a usar el Pay Pal, si lleva años cayéndose de espaldas jurando y perjurando a los cuatro vientos que en Cuba ni ella ni nadie tiene acceso a Internet? ¿Tiene o no tiene Yoani acceso a Internet?
Pero ese no es el pollo de este arroz con mango, que no por gusto toda la enumeración con que lo comencé. Y es que salta a la vista que todos los altos cargos del gobierno norteamericano que por aquí pasaron lo hicieron con un único y siempre el mismo objetivo: enderezar las cosas, acercar su caldero a la brasa, prometer villas y castillas, y garantizar su control sobre esta isla. Para ello se reunían con los correveidiles a sueldo de ocasión, y para eso mismo se reunió ahora con Yoani la compañera Bissa, con la excepción de que antes los tenían que ir a visitar a ellos a la embajada pero ahora, para evitarle esa achicharrada a la blodeguera, la poderosísima Subsecretaria Adjunta de Estado accedió a personarse en el apartamento de Yoani.
Y por muy mujercitas que sean las dos, que no se salgan ahora con el cuento de que la conversada era sobre dónde practicar mejor el shoping… y menos cuando en un ataquito de indisciplina el blog Desde La Habana, bajo el título de “Los americanos son unos hipócritas” y sobre la distribución de los 15 millones que en 2009 el gobierno de Obama envió a sus mercenarios en Cuba, reveló que se le entregaron a: “Yoani Sánchez (125 mil dólares, para Internet Dissidence); Reinaldo Escobar (75 mil dólares, para Internet Support)”.
O sea, que antes de la visita de Bissa, a ese apartamento entraron 200 000 dólares libres de polvo y paja. Es obvio que la Subsecretaria los visitó para ver qué rayos estaban haciendo con el billete, y para darles de su propia mano el plan de trabajo para el año fiscal.

miércoles, 22 de diciembre de 2010

FIDEL: YA SE LEER, YA NO ME PUEDEN ENGAÑAR


Ernesto Pérez Castillo

Me contaba mi madre que en 1961 se unió a la campaña de alfabetización, y pasó varios meses en el corazón de la Sierra Maestra, en un lugar llamado El Platanito, al que para llegar había que cruzar hasta catorce veces el mismo río, que daba vueltas y más vueltas sobre sí mismo.
Y se anduvo toda la tarde subiendo y subiendo lomas, más pa´rriba cada vez, pues en cada puerta que tocaba y se presentaba como la nueva maestra para que le dieran alojamiento, las guajiras la echaban espantadas a escobazos, ante el temor de que aquella muchachita de “Labana” les tumbara el marido…
Así llegó a la casa de una guajira que vivía sola y no tenía miedo, porque el marido estaba muy lejos del lomerío, tumbando cañas en la zafra azucarera que acaba de comenzar. Y antes del amanecer esa guajira le levantó con sus propias manos, a machete y malas palabras, un cuarto adjunto al bohío, que sería el dormitorio de mi madre en las noches, y en las tardes el aula de alfabetizar.
Ella formaba parte de las Brigadas Patria o Muerte, las últimas que se incorporaron a la campaña en el memorable “Año de la Educación”, integradas por obreros en un último empujón por declarar en aquel año a Cuba territorio libre de analfabetismo.
Mi madre tenía 22 años, y trabajaba en la empresa eléctrica. Mucho más joven que ella era el brigadista Manuel Ascunce Domenech, apenas un estudiante de solo 16 años que fue asesinado a manos de las bandas creadas y financiadas por el gobierno de los Estados Unidos en la zona del Escambray.
Manuel fue destacado en un sitio cercano a Trinidad, y en la tarde del 26 de noviembre un grupo de bandidos, vestidos de milicianos, tomaron por asalto la casa del campesino Pedro Lantigua donde alfabetizaba el adolescente. Allí estaba Pedro, su esposa Mariana, sus ocho hijos, y Manuel.
Los bandidos preguntaban una y otra vez por el alfabetizador, y la mujer lo protegía, insistiendo en que aquellos nueve niños, todos, eran sus hijos, hasta que de pronto el adolescente se apartó del grupo, los encaró y les dijo: “Yo soy el maestro”.
Y esa fue su sentencia. Él y Pedro Lantigua fueron sacados a rastras del lugar, y luego sus cuerpos fueron encontrados, colgados de un árbol, en un sitio conocido como Limones Cantero.
El juez instructor que atendió el caso, describió en su momento la escena del crimen:
“Cuando llegamos al árbol, miré a Manuel; pelo negro, algo caído hacia la frente; los labios ennegrecidos, la lengua con un intenso color violáceo, con coágulos en sus bordes. Me llama la atención que no estuvieran sus globos oculares fuera de las órbitas, como sucede siempre en los ahorcados; ello me convenció que lo habían colgado casi muerto. Tenía también un profundo surco en el cuello, fractura del cartílago laríngeo, perceptible a la palpitación del forense. Examinados sus órganos genitales, se observan contusiones, indicativos de haber sido sometidos a compresión y distorsión. Catorce heridas punzantes de distintos grados de profundidad. A su lado estaba Pedro Lantigua: cabellos castaños, algo rojizos; hombre fuerte, el rostro cubierto de manchas, todo rígido, muestras visibles de haber luchado contra sus asesinos y señales de haberlo arrastrado muchos hombres, golpes, un surco equitómico en el cuello.”
Tal escena se repitió varias veces durante la campaña de alfabetización. Ahí están los nombres de los maestros asesinados: Conrado Benitez, Delfín San Cedré, o incluso el de Aguedo Morales Reina, que en 1981 fue asesinado en la Cañada del Tigre, en el Departamento de Chontales, Nicaragua, a donde había viajado con igual empeño alfabetizador.
¿Y quienes los mataron? Los mataron en 1961, y en 1983, los mismos que hoy, en nombre de la “democracia” y la “libertad” bombardean Afganistán con aviones no tripulados, y matan civiles que luego reportan como daños colaterales.
Y hablando de aviones, allí en El Platanito, conoció mi madre a Reina, una niña que la única cosa que había visto que se moviera por sí sola entre las lomas, y no fuera una vaca o un guajiro, eran los aviones y le daban terror: justo eran los aviones de Batista, que tantas veces bombardearon la zona, persiguiendo a los guerrilleros antes de 1959.
Reina padecía de la vista, y mi madre decidió llevarla al médico. Así que al terminar la alfabetización bajó de la montaña con la niña de la mano, hasta Niquero, y ya en el pueblo lo primero que hizo mi madre antes de meterse al tren de ganado que las traería a la capital fue comprarle un par de zapatos, cosa fácil, porque lo difícil fue convencer a Reina de ponérselos, pues a sus catorce años sus pies no conocían otro calzado que la tierra y el fango de los caminos a la orilla del río.
De esa estancia en la Sierra Maestra recibí de mi madre su única herencia: la familia doble que me hace feliz. Hoy telefoneo a Reina a cada rato, solo por escucharle decir al reconocer mi voz: “¡¡¡Mi niñito!!!” Y sus hijos son mis hermanos, y la única abuela que de mi reciben mis hijos es esa guajirita bizca que ya en “Labana” no podía comer helados porque estaban muy calientes.
Si hoy escribo y Reina me lee es por eso: porque hace muchos años, un montón de gente con muchas ganas se fue a donde hiciera falta a enseñar a leer y a escribir, y a aprender ellos mismos que la vida era otra cosa, mucho más grande y más plena cuanto más de ti sepas entregar a los demás.
Los alfabetizados de entonces mostraban lo aprendido al final de la campaña enviando una carta que se reducía a un “Fidel: ya se leer”, a lo que se podría agregar: ya no me pueden engañar.
Y hoy, ahora mismo, el empeño sigue, y los maestros cubanos alfabetizan a medio mundo, en África, en América, en Asia, y hasta en la mismísima Europa, que en España está en aplicación el método de alfabetización cubano “Yo sí puedo”, para sacar del analfabetismo, solo en Sevilla, a más de 35 000 personas. Según palabras del delegado de Economía y Empleo del Ayuntamiento de esa ciudad, Carlos Vázquez, se pretende que “no quede un solo analfabeto en la ciudad y Sevilla sea declarada, de una vez por todas, Territorio Libre de Analfabetismo, al igual que lo hiciera Cuba hace ya medio siglo”.
Así que con estas letras le doy a mi madre la felicitación que en este día nunca le di. Porque también ella fue maestra, y lo que ella hizo, y otros tantos a su lado, fue mostrar al mundo quiénes, para quiénes, y para qué, hacían su revolución.

lunes, 13 de diciembre de 2010

YOANI SÁNCHEZ Y LAS 101 MIL MANCHAS

Ernesto Pérez Castillo

Cuando en noviembre supe que la organización CEPOS entregó su premio a la “libertad” a la blodeguera Yoani Sánchez, y que ello representaba una tajada de 300 000 coronas danesas (unos 40 mil euros), sentí que algo olía mal en Dinamarca.
Pero ahora sospecho que el tufo va más allá y recorre toda Europa, pues resulta que, en la Universidad Pública de Navarra, la Fundación Jaime Brunet acaba de premiarla con 36 000 euros más.
La cosa se pone verde cuando uno recuerda que apenas tres meses antes, en septiembre, la Het Prins Claus Fonds le entregaba su premio en la categoría de periodismo, con otros 25 000.
Tal y como uno más uno es dos, 40 mil más 36 mil más 25 es igual a… ¡101 mil! ¡Esta mujer ha descubierto a la gallina de los huevos de oro!
¿¿¿Quién en este mundo –además de ella– puede afirmar que en medio de la crisis mundial –con los bancos europeos cayéndose a pedazos y la gente yéndose al paro o a la calle a lanzar piedras y recibir palos de la policía, sucesos que la Yoani tiene a bien no mencionar jamas–, ha logrado que, en menos de lo que dura el otoño, en sus arcas las ganancias le crezcan por encima de los 100 000 euros???
En tanto Julian Paul Assange, solo por entregar a cinco periódicos de alcance mundial, y para que la censuraran previamente, información que ya todo el mundo conocía desde antes, recibió de inmediato la sentencia de Mike Huckabee, uno de los más reconocidos comentaristas de la cadena Fox: “Por lo que hizo, cualquier pena inferior a la capital es demasiada ligera”. Es como para tomárselo en serio, pues casi seguramente Huckabee se presentará a la carrera por la Casa Blanca de 2012.
Si fuera poco, ahí está la recomendación que también sobre Assange hizo Tom Flanagan, consejero del primer ministro canadiense: “Barack Obama debería contratar a un asesino”.
¿Por qué mientras Assange debe ser asesinado, a Sánchez le regalan premio tras premio?
Evidentemente, porque la Yoani le está haciendo la tarea a los que deciden qué perro debe morir y qué perro debe recibir su hueso.

viernes, 10 de diciembre de 2010

AL OTRO LADO DE LA PANTALLA DE WIKILEAKS

Ernesto Pérez Castillo

Mientras medio mundo sigue encantadamente dopado con la bobería de Wikileaks –que se ha gastado doscientos mil y más documentos para decir aquello que todo el mundo sabe desde siempre–, la noticia verdadera, la pura y dura y escandalosa verdad, sucede en pleno corazón de Miami, y nadie dice ni esta boca es mía.
Que sí, que ahora las amas de casa han dejado las telenovelas, para seguir la trama de pasión y venganza de Julian Asange, acosado por una sueca que haciéndose la sueca se lo llevó a la cama y ahora pretende llevárselo al banquillo de un tribunal, molesta como está de que a la mañana después el australiano no se dignara a hacerle una llamadita telefónica, pues él estaba muy ocupado, en otra cama ya, y con otra sueca debajo.
Y los maridos de las amas de casa siguen el asunto en vivo en cada noticiario de televisión –a ver si la sueca parece sueca o no– y en cada periódico, pero ni una sola página ha salido de las imprentas con el suceso del otro jueves, porque ni Asange ni nadie lo comentó.
Ah, pero al menos El Nuevo Herald, que se la pasa cuesta abajo en la rodada, lo anunció: “Orlando Bosch presentará hoy jueves su libro de memorias Los años que he vivido”. Y lo mejor es que la presentación tuvo lugar, y para colmo, en el Koubek Center, una dependencia de la Universidad de Miami.
Para que quien no sepa quién es Bosch no se enteré nunca jamás, el Herald lo presenta como “un médico de 83 años”.
Este “médico” es responsable junto a Posada Carriles, entre otros crímenes –según prueban documentos desclasificados del FBI–, de la muerte de 73 personas, al estallar dos bombas en el avión en que regresaban a Cuba, en octubre de 1976.
Pues estos dos asesinos aparecen ahora abrazados en las fotos de ocasión, y no se arma un escándalo, ni nadie los detiene, ni siquiera aparecen en la página social de los periódicos, aunque en la crónica roja irían mejor.
Así las cosas, cosas de Miami, a pocas semanas de que Bush presentara su libro de memorias, donde intenta justificar cada una de sus torpes y criminales decisiones, ahora Bosch le hace la competencia, y se inventa un libro a su vez.
Hasta donde se sabe, en su libro Bosch escribe: “el estado totalitario de Castro es mucho más terrorista que todos los grupos anti-castro juntos”, lo cual al menos vale tanto como confesar nuevamente, otra y otra vez, que todos esos grupos no son sino comandos de terroristas.

lunes, 6 de diciembre de 2010

EL RUIDO DE LAS LARGAS DISTANCIAS

Ernesto Pérez Castillo

(fragmento de la novela publicada por Ediciones El mar y la montaña, 2010)

Hoy, en la mañana, alguien llamó. Dejé timbrar tres veces el teléfono antes de responder. Intentaba adivinar quién podía ser. Descolgué. No hubo pitido de larga distancia. Dije: «sí». Era alguien, dándome los buenos días, queriendo saber cómo estaba. Estoy bien, le dije. Nunca digo otra cosa. Siempre digo que estoy bien, esté como esté. Es un hábito. Quizá sea un mal hábito.
Me preguntó si no reconsideraría la decisión de renunciar a mi puesto en la emisora. Que tal vez podríamos ponernos de acuerdo. Que lo importante era hablarlo, que podríamos encontrar una alternativa. Que ya ni siquiera tendría que dirigir yo el noticiero. Otra persona se ofreció. Eso me hizo sentir culpable. Muy a menudo me siento culpable.
Le di las gracias. Le contesté que lo pensaría. Que lo estaba pensando. No era ni tan verdad ni tan mentira. Era apenas una manera de dejar aquella puerta entreabierta. También me preguntó si me gustaría ir al cine esa tarde. Ponían Moscú no cree en lágrimas. Es una buena película, la he visto más de una vez, le dije. Entendió que no estaba interesado, que no me gustaría ir al cine. Que no me gustaría ir al cine con ella. Se despidió. Colgamos. Otro mal entendido que no reparé, que no quise reparar.
En la tarde salí de la casa. Tomé un taxi. Fui al cine. Pensé que tal vez me encontrará con alguien allí, pero no. Es a mí a quien interesa el cine soviético. No había muchas personas en la sala, aunque sí demasiadas para lo que sería de esperar. Para lo que esperaría yo. Un grupo de estudiantes universitarios, o eso me parecieron, cuatro o cinco ancianos que van siempre, varios rusos, nadie que conociera yo.
Escuchar hablar en ruso siempre me agrada, aunque ya he olvidado la mitad de las palabras de ese idioma. Creo que a estas alturas solo recuerdo las palabras que aprendí con mi madre. A los ocho años salía de la escuela directo a su trabajo. En su oficina esperábamos a que el reloj diera las seis. Entonces íbamos a sus clases de ruso, allí mismo, en un local del ministerio. Me sentaba junto a ella, y me adormecía con el dulce sonido de aquel idioma.
Mi madre era muy buena para los idiomas. Aprendió el inglés casi perfecto en la adolescencia, y a sus treinta y cuantos la emprendió con el ruso hasta que lo dominó. Allí logré memorizar, hasta hoy, el alfabeto cirílico, y muchas palabras sueltas, como priecrasnie, more, diedushka. Luego me tocó estudiar ruso en la secundaría y el preuniversitario, pero no aprendí mucho más. Los profesores no eran buenos, o no estaban motivados. En realidad, ni siquiera habían estudiado pedagogía. Conocían el ruso porque habían estudiado en universidades soviéticas, pero en ningún caso pedagogía, sino cosas como foto-cartografía, o ingeniera coheteril o cualquier otra ciencia muy específica, de modo que a su regreso solo lograban encontrar empleo como profesores de aquel idioma que tanto les pesaba.
Moscú no cree en lágrimas me trajo a la memoria todo eso, La Habana de los ochenta, el sueño de estudiar en Moscú, y el país rico y delicioso que fuimos hasta el día en que todo se empezó a acabar. En algún momento de la película, la periodista de un noticiero soviético va a una fábrica a entrevistar a una obrera. La periodista, antes de salir al aire, le dice a la obrera qué le preguntará, y le advierte, con mucha naturalidad, qué es lo que la obrera deberá responder. La gente en el cine siempre se ríe en esa escena. A mí me dan ganas de llorar.
¿Qué habrán sentido en ese momento aquellos rusos en el cine? ¿Qué habrán sentido los soviéticos cuando la película se estrenó? ¿Habrá llorado algún soviético, mirando Moscú no cree en lágrimas, como lloro siempre yo? Creo que en La Habana, salvo yo, nadie llora cada vez que vuelven a pasar esta película. Puede que algún soviético haya llorado alguna vez. Puede que algún ruso llore aun. Pero Moscú no cree en lágrimas. Y La Habana no cree en nada ya.

lunes, 29 de noviembre de 2010

P.J. CROWLEY Y LOS HOMBRES DE NEGRO

Ernesto Pérez Castillo

El abundante material que este domingo WikiLeaks ha hecho público –cientos de miles de documentos del Departamento de Estado norteamericano–, expone a las claras qué clase de labor realizan los diplomáticos yankees allí donde son asignados.
Entre otras misiones, se les ha pedido recolectar datos sobre el secretario general de la ONU, su equipo y otros diplomáticos extranjeros, y en esta búsqueda debían lograr conseguir sus contraseñas de Internet, números de tarjetas de crédito, números de viajero frecuente, huellas digitales, fotografías de identificación personal, escáneres de los iris y hasta su ADN.
Y ahora que le han sacado la ropa rucia al sol, P.J. Crowley, portavoz del Departamento de Estado, ha intentado cubrir el escándalo diciendo: “Ellos recolectan información que da forma a nuestras políticas y acciones”.
Más claro, ni el agua: lo que ha confirmado Crowley es que la especialidad de los “diplomáticos norteamericanos” es el espionaje.

jueves, 25 de noviembre de 2010

EL NUEVO HERALD, EL MAGNICIDIO Y EL PLACEBO VIRTUAL

Michael Stephen Bowden, el temible y recientemente detenido enemigo público número uno de Obama.

Ernesto Pérez Castillo

Otra vez El Nuevo Herald ha metido las patas en el fango hasta las orejas. Y lo ha hecho con la complicidad y las ganas irrealizadas de gatillo alegre que profesa Vicente Echerri.
Pues sí, el órgano oficioso y oficial de la mafia de Miami, acoge ahora en sus páginas, por no sé cuánta ocasión, el llamado a asesinar a Fidel Castro, “sobre todo si ocurre públicamente y de forma espectacular”, como solución a la resistencia cubana frente al imperio.
El valiente Echerri, que engorda sentadito frente a su computador, asegura: “Matar a ese sujeto constituye un acto de exorcismo colectivo y una obligación moral. Quien lo lleve a cabo, no importa la manera alevosa en que lo haga, merece vivir para siempre en la memoria de su pueblo y disfrutar del culto de los héroes”.
Todo ello se anuncia a grandes titulares, se imprime y se lanza a la triple w, y no pasa nada. No aparece un team SWAT en la redacción del periódico ni en la casa del redactor, como sí le sucedió a Steven Joseph Christopher en 2009, cuando se le ocurrió publicar en http://www.alien-earth.org/ –una web sobre OVNIS y alliens– tres post en los que decía querer eliminar a Obama. Otro tanto le pasó al bogotano Nicolás Castro que en el propio 2009 creó un grupo en Facebook llamado: “Me comprometo a matar a Jerónimo Alberto Uribe, hijo de Alvaro Uribe”. De inmediato el mismísimo FBI –que no la inteligencia colombiana– rastreó la dirección IP del computador desde donde accedió a la red social y, apresado a toda velocidad, fue entregado a la justicia bajo cargos de instigación para delinquir.
Pero contra el fascistón de Echerri y sus incitaciones al crimen violento no se mueve ni una mosca, y es que él está haciendo la tarea: él está sembrado allí para eso.
La pregunta que se impone es: ¿qué pasaría si a Echerri o a los mandamases de El Nuevo Herald se les atravesara en la cabeza publicar medio párrafo alentando a asesinar a Obama?
De ello pudiera contarnos Raymond Hunter Geisel, que en 2008 –cuando Obama era solo un candidato presidencial sin muchas posibilidades– dijo en la propia Miami: “Si ese negro resulta electo, yo me voy a encargar de matarlo”.
En menos de lo que canta un gallo ya tenía a los agentes del Servicio Secreto pateando las puertas de su casa –donde le ocuparon “cuchillos y machetes”– y quedó detenido sin derecho a fianza.
Lo peor es que en el mismo instante en que El Nuevo Herald, en blanco y negro, publica el llamado de Echerri a asesinar a Fidel, en Carolina del Sur Michael Stephen Bowden –bombero jubilado, ex policía y veterano de guerra– estaba siendo arrestado porque en una sala de hospital donde chequeaban su salud le dijo a la enfermera que deseaba matar a Obama.
Echerrí, además de fascista, se declara incrédulo al afirmar: “Que Estados Unidos se propusiera matar a Castro no una, ni dos ni tres veces, sino 600, sin ningún éxito, es verdaderamente una vergüenza. Yo realmente no lo creo, porque si el nivel de incompetencia del gobierno de este país fuera de 600 errores contra 0, hace mucho que no existiría.”
Pero Echerri deberá aceptar los hechos alguna vez, pues los errores y las incompetencias son muchos más que 600, y desbordan las fronteras cubanas. Hasta donde se sabe, el Servicio Secreto norteamericano falló en su principal misión cuando en Dallas le mataron al presidente Kennedy entre las manos, y falló otra vez cuando Reagan fue baleado en marzo de 1981 en Washington a la salida del Hotel Hilton.
Como fallaron todas sus agencias de inteligencia y seguridad que no pudieron evitar, en la mañana del 19 de abril de 1995, el atentado con un camión bomba contra un edificio federal en Oklahoma, que resultó prácticamente demolido, y donde murieron 168 personas, contándose 19 niños entre las víctimas.
Y tampoco pudieron detectar a los dos aviones que el 11 de septiembre de 2001 sobrevolaron fuera de toda ruta autorizada la ciudad de New York, y no lograron evitar que fueran estrellados contra las Torres Gemelas, o el enorme boquete que causó en el Pentágono la explosión adjudicada también a la caída de otro avión, suceso nunca aclarado del todo.
Que si de fallos y de incompetencias se trata, hay demasiada tela por donde cortar, en cualquier tiempo y lugar, que no por gusto las tropas norteamericanas nunca alcanzaron a tomar Berlín pese a que los nazis se lo suplicaban de rodillas y se les rendían en masa, y ni con eso pudieron impedir que el Mariscal Zhukov y el ejercito soviético pusieron la bandera roja sobre el Reichtag; y muy pocos años después los Boinas Verdes corrían despavoridos con el rabo entre las piernas y se colgaban de los helicópteros para huir ante el avance de los vietcongs sobre Saigón.
Y lo mismo ocurrió en Somalia en 1993, cuando en medio de la muy publicitada operación “Devolver la esperanza” –que involucró un contingente de 28 000 tropas sobre el terreno–, se les ocurrió capturar al general Mohamed Farrah Aidid, y en el intento murieron 18 soldados de la Fuerza Delta y Rangers, junto a otros 24 pakistaníes, y fueron abatidos tres helicópteros Black Hawk. Apenas una semana después el contingente yanqui se batía en retirada.
Y no seguiré la lista, que hasta a mí me aburre y a fin de cuentas Echerri no se la va a leer. Baste recordar, para terminar, que cuando en 1998 el gobierno cubano advirtió a Washington de los planes criminales que se fraguaban en La Florida –y que tenían en su punto de mira, entre otros objetivos civiles, líneas aéreas–, los oficiales federales se apresuraron a detener y enviar a juicio a los agentes que proveyeron la información, mientras todavía 12 años después los terroristas se pasean libremente por las calles de Miami y reciben homenajes que publicitan las emisoras del gobierno.
Y ahí sí que El Nuevo Herald no se equivocó, porque si en un descuido dio a conocer la carta de unos académicos que protestaban por aquel homenaje al terrorista, a las carreras la borró de sus archivos cuando recibió la llamada telefónica que nadie quiere que le hagan jamás.
Entonces ya se sabe: Echerri y El Nuevo Herald seguirán, in saecula saeculorum, alentando al asesinato sin que al parecer nunca de los jamases tamaña impunidad haga sonar las alarmas del FBI.
Lo demás es que una cosa es apretar valiente y corajudamente las teclas del computador para decir cualquier barbaridad, y otra no muy parecida es halar del gatillo y exponer el pellejo en el asunto.
Así es que, Echerri, tu tranquilo, que no te tiemble la mano ni te suba la presión, que ahí tienes a mano “Call of Duty: Black Ops”, que te asegura el placebo virtual de matar a Castro on line.

miércoles, 24 de noviembre de 2010

SÚPER W BUSH, DOS GOLPES Y UN FUNERAL

Ernesto Pérez Castillo

A pocos días de que Amnistía Internacional (AI) exigiera al gobierno de los Estados Unidos que pusiera a George W. Bush frente a los tribunales, Súper W acaba de recibir otro duro golpe.
Primero fue Rob Freer –investigador especial de AI para Estados Unidos– quien declaró: “La confesión del presidente Bush es suficiente para desencadenar la obligación internacional que tiene Estados Unidos de investigar y demandarlo ante la justicia”.
Con ello se refiere al reconocimiento hecho por Bush de que ordenó torturar a Jalid Sheij Mohammed, acusado de ser el cerebro de los ataques terroristas del 11 de septiembre.
Al respecto, W ha dicho: “Capturamos a ese tipo (…) pero nos dijo que sólo hablaría en presencia de su abogado”. Y ante esa negativa a cooperar, Súper W le recetó a Jalid el waterboarding…
El “waterboarding”, o “submarino” en español, es una técnica de tortura que consiste en maniatar al reo e introducirlo de cabeza en un tanque con agua salada, orina, excrementos u otro líquido, con las piernas suspendidas hacia arriba hasta que comienza a ahogarse. Puede incluir, a discreción de los verdugos, la aplicación de repetidas descargas eléctricas.
“Fue difícil desmoronarlo –admitió Bush–, pero cuando lo logramos, nos reveló muchas cosas.” Por si fuera poco, Súper W confirmó al diario británico The Times que, además de Jalid, al menos otras dos personas fueron sometidas a dicha tortura por orden suya.
Por todo ello, ahora Súper W ha recibido el segundo golpe: un mensaje que amablemente le ha hecho llegar Boris Johnson, el alcalde de Londres: “Todavía no está claro si George W. Bush planea cruzar el Atlántico para azotarnos con sus memorias, pero si yo fuera su gente de relaciones públicas, sería muy cuidadoso (…) el problema real es que quizá Bush no vuelva a ver Texas nunca más.”
Johnson, para emitir su alerta, se ha basado en las confesiones de Súper W en su libro de memorias –Decision Points– y explica que Bush, “consultado sobre si él aprobó el waterboarding en tres casos específicos, le respondió a su entrevistador: damn right”. De ahí, Johnson concluye que “es difícil exagerar la magnitud de esa confesión”.
Por eso, el alcalde le ha advertido a Súper W que: “podría estar hablando en una tienda, y de pronto un apenado agente de la policía subiría al escenario para ponerle las esposas al ex líder del mundo libre y llevárselo preso para ser juzgado.”
En todo caso, el que tenga dos dedos de frente sabe que en la vida real nada de eso ocurrirá. Ya esa película la vimos cuando la detención en la misma Gran Bretaña del asesino Augusto Pinochet, asunto que dio mucho pasto para la prensa pero, fuera de eso, nada más. Que Pinochet se murió tranquilito en su mullida cama, como morirá Bush, como mueren los criminales de verdad.

lunes, 22 de noviembre de 2010

DESTITUYE ERNESTO HERNÁNDEZ BUSHTO (EN SUS SUEÑOS Y EN SU BLOG) A PRESIDENTE DE LA ASAMBLEA NACIONAL CUBANA

Ernesto Pérez Castillo

El rápido Ernesto Hernández Bushto, o Ernestico el de Penúltimos Días (PD), y en lo adelante EPD, ávido como está de hacer la tarea por la que le pagan y más, y cumplir (y hasta sobre cumplir, por qué no) la norma para que no se le atrasen los dineros que recibe por su blog, ha dado esta noche la gran noticia: “Destituido Presidente de la Asamblea Nacional en provincia Granma”.
En su corre-corre –el pobre, que anda a las carreras últimamente, de turista de la derecha, posando en cuanto evento se realice en que se pueda cortar su pedazo de pastel– se deja llevar por sus ensoñaciones y sus deseos, y ha puesto en provincianas manos una decisión que solo se toma mucho más allá. Que en Granma tienen Presidente Provincial, y para de contar, que ya eso es bastante. Y el Presidente de la Asamblea Nacional es Alarcón, y ahí sigue, mal que le pese a EPD.
Como constancia de su sueño irrealizado, quede para la posteridad el disparate, que el propio EPD tuvo la iniciativa de inmortalizar en su Twitter.


YOANI SÁNCHEZ: CHIQUI CHIQUI MANDARINA

Ernesto Pérez Castillo

La verdad es que la comunidad europea es sabia, si no fíjese usted que a la bloguera más famosa del mundo mundial –sí, claro que usted no se equivoca, quién otra podía ser, hablo de la muy mentada y nunca bien ponderada filóloga cubana de talla extra, su excelencia Yoani Sánchez– le envían a borbotones desde el viejo mundo no solo euros –que en estos días le han regalado cuarenta mil, pero unas semanas antes le regalaron otros veinticinco mil– sino que además, atentos a las denuncias que a diario ella hace sobre la dictadura cubana, acaban de enviarle en pago, además, ¡una bolsa de mandarinas!
Según se lee de su puño y letra –que nadie más pretenda que quien escribe es el esposo– en su blog: “La ha traído –desde Europa– un lector que descubrió dónde vivo gracias a las pistas dejadas en el blog”.
¡Qué gesto tan valiente! ¡Qué arrojo! ¡Cuánto valor para cruzar la mar oceana, portando, entre sus manecitas de turista, una jaba de mandarinas! ¡Y cuánta ternura, que dulce pasión en eso de encontrar la casa de la muy noble Yoani apenas siguiendo “las pistas dejadas en el blog”.
Confieso que lo he leído, y me han brotado las lágrimas a raudales, recordando a Hansel, a Grettel, y a las miguitas de pan dejadas en medio del bosque por los hermanitos, para no perder el camino…
¡Y esa manera tan suya que tiene Yoani de contarlo! Ciertamente, la historia no es para menos, merecería violines de fondo… porque pensándolo bien, alguien que viene desde la fría Europa, dispuesto a atravesar la aduana comunista y otros infiernos terrenales, trayéndose hasta el trópico ni más ni menos que frutas tropicales… vaya… se pasó…
Por eso nuestra bloguera mayor se ha esmerado, y ha usado, por ejemplo, para referirse a las mandarinas, algo tan bonito como “anaranjados redondeles”.
¡Qué preciosidad! Si un niño en el pre-escolar lograra crear algo así, tan creativo, de seguro le regalarían una estrellita roja ese día. Pero ningún niño será capaz de formular tamaña imagen poética, que para eso la Yoani se estuvo durante un montón de años estudiando filología en la universidad.
Y eso no es todo. Ella, al pelar la fruta, para colocarnos en ambiente y hacernos la boca agua, escribe: “Tengo una fiesta de resina sobre cada mano”. ¡¡¡Ufff… yo es que me erizo!!!
¿Qué sería de este mundo sin Yoani? ¿Qué sería de nosotros si nos faltara un día tamaña fuente de información? Ahora que el gobierno anuncia que para el mes de abril medio millón de trabajadores quedarán disponibles de sus empleos, viene Yoani y le pone la tapa al pomo anunciando al mundo que en Cuba, encima, ¡¡¡no hay mandarinas!!!
¡Es como para poner el grito en el cielo! ¡Solo desde esa nueva perspectiva de no tener una mandarina a mano, aportada por la original visión de Yoani, es que se entiende en profundidad la actualidad cubana!
Y es que un país sin mandarinas es algo tan terrible, es algo así como… como eso, sí, como un país sin mandarinas…
Pero, Yoani, tengo una fe ciega, una fe tremenda en esta isla, y sé que un día tendremos mandarinas, y naranjas, y toronjas, y limas, y limones, y canisteles, y guayabas, y hasta tomates tendremos, y tantos, que la gente se lo pensará mucho antes de hacer algo ridículo, para evitar que los tomates que sobren se los lancen desde el público.

jueves, 18 de noviembre de 2010

DONEY: CUARENTA METROS Y NUEVE MESES DE SOLEDAD

Ernesto Pérez Castillo

Fue una madrugada fría la que escogió Doney Ramírez para iniciar el segundo viaje de su vida. Su primer viaje no sé qué lo motivó, ni por qué, ni cuándo, ni cómo, pero comenzó en Pereira, en su Colombia, y lo llevó a la vieja Europa que tanto nos debe.
Su segundo viaje –que debería ser noticia cada día en titulares rojos muy rojos y enormes todo lo que se pudiera pero no lo es–, no lo emprendió cruzando ese charco de la desesperanza que otros llaman Atlántico, ni fue un viaje contable en millas o kilómetros, sino de apenas unos metros, cuarenta metros para ser exactos. Cuarenta metros en línea vertical, y hacia arriba, para ser precisos.
Y eso cambia la perspectiva, y cambia con ello todo lo demás.
Porque Doney Rodríguez, el 3 de marzo de este 2010 que gastamos a todo trapo, dio un pequeño paso, y luego otro, y luego otro, y luego otro montón más, y cada uno lo acercó otro tilín a las nubes, hasta que quedó allí, estampado contra el cielo de Pozuelo de Alarcón, a dos pasos de Madrid.
Y allí ha permanecido, mirando desde los celajes el poco o ningún caso que le han hecho aquellos a los que su gesto debería haber llamado la atención, pero ni con eso.
Este colombiano tenaz que saluda a la cámara, que da los buenos días a los vecinos que se interesan por él, vive desde el tercer día del tercer mes sobre el parco e inseguro espacio del brazo trenzado de metales de una grúa de construcción, a cuarenta metros por sobre los demás, soportando cada noche más frío que los demás, resistiéndose al empuje del viento que a esa altura la emprende contra él con más enojo que contra los demás, mojándose –con mucho– mucho más que los demás con cada lluvia que lo empapa a él, tan lejos y tan cerca, antes que a todos los demás.
Y así han corrido bajo los hierros de la grúa estos doscientos sesenta días, con sus puestas de sol y sus noches de telenovela, sus madrugadas tibias para el que tenga cobijas y calefacción, sus amaneceres de café humeante y sus mañanas de mirar por la ventana y descubrir que ese loco sigue en el cielo, como si fuera dios.
Y Doney, desde lo alto, como si fuera dios, o como el hijo de dios que no es, mira la vida pasar, y la vida que pasa ya casi no lo ve.
Hoy, ocho meses y dieciocho amaneceres después de la madrugada en que Doney se encaramó a los cielos en protesta porque a sus colegas y él la empresa que los contrató los ha estafado, todo sigue igual, que es una manera de decir que todo sigue peor. Peor, mucho peor, pues a nivel del suelo se ha seguido viviendo, comiendo y sacando los perros a mear, y al tiempo obviando, ninguneando a Doney y su protesta. Hoy, el hombre y su grúa son apenas algo pintoresco, algo que los turistas del lejano oriente pueden ir y apabullar de flashes, puro paisaje que algún día ni la memoria conservará.
Y qué milagro: Mario Vargas Llosa no ha denunciado este olvido, pero a él le han dado el Nobel para guarde el silencio que siempre ha sabido guardar. Y Pedro Almodóvar tampoco ha puesto el grito en el cielo, por este hombre que ensucia el cielo español. Y Ana Belén sigue cantando, cual si no pasará nada. Y Víctor Manuel todos los días se pone la camisa blanca de su esperanza, sin ver la mancha en Pozuelo de Alarcón.
Pero… pero… pero… ¡¡¡si Doney fuera cubano… la que se habría armado ya!!! Claro, si Doney fuera cubano y se hubiera subido en esa grúa en Cuba, y protestará por lo que se le hubiere ocurrido protestar… allá correrían todos los almodóvares y las anabelenes del mundo a firmar cartas de protesta, y a denunciar el hecho, y a reclamar para Doney lo que ahora no reclaman ni denuncian ni les importa sin más ni más.
Si Doney fuera cubano y cobrara a tanto por hora a la USAID cada uno de sus días en la grúa, ya el Parlamento Europeo le estaría regalando el Premio Sájarov, y sería portada en CNN, y habría cola desde ahora debajo de la grúa para entrevistarlo el día en que se decidiera a bajar.
Pero Doney no es cubano.
Doney es un colombiano que se subió a una grúa en España, y duerme desde antes de la primavera allí, y eso no es noticia ni nunca lo será. Doney es un obrero descontento, y de esos en el mundo hay miles, así que nunca logrará un titular. Doney, con todo y su grúa, es el hombre invisible, y no porque no se vea sino porque los que deberían verlo jamás lo van a mirar.

martes, 16 de noviembre de 2010

EL NECIO



Silvio Rodríguez


Para no hacer de mi ícono pedazos,
para salvarme entre únicos e impares,
para cederme un lugar en su Parnaso,
para darme un rinconcito en sus altares.
me vienen a convidar a arrepentirme,
me vienen a convidar a que no pierda,
mi vienen a convidar a indefinirme,
me vienen a convidar a tanta mierda.

Yo no se lo que es el destino,
caminando fui lo que fui.
Allá Dios, que será divino.
Yo me muero como viví.

Yo quiero seguir jugando a lo perdido,
yo quiero ser a la zurda más que diestro,
yo quiero hacer un congreso del unido,
yo quiero rezar a fondo un hijonuestro.
Dirán que pasó de moda la locura,
dirán que la gente es mala y no merece,
más yo seguiré soñando travesuras
(acaso multiplicar panes y peces).

Yo no se lo que es el destino,
caminando fui lo que fui.
Allá Dios, que será divino.
Yo me muero como viví.

Dicen que me arrastrarán po sobre rocas
cuando la Revolución se venga abajo,
que machacarán mis manos y mi boca,
que me arrancarán los ojos y el badajo.
Será que la necedad parió conmigo,
la necedad de lo que hoy resulta necio:
la necedad de asumir al enemigo,
la necedad de vivir sin tener precio.

Yo no se lo que es el destino,
caminando fui lo que fui.
Allá Dios, que será divino.
Yo me muero como viví.

lunes, 15 de noviembre de 2010

EL TURNO DE BUSH


El "waterboarding", método de interrogatorio ordenado por George W. Bush.

Ernesto Pérez Castillo

Pudiera ser que pudiera que lo más interesante de la presencia de Bush en la Feria Internacional del Libro de Miami haya sido su confesión ante el público asistente de que “una vez aprendió a beberse una jarra de cerveza sin usar las manos”.
Y ese parece ser su sino, visto que ha sido invitado a inaugurar la tal feria, sin ser escritor, e incluso dice haber escrito un libro, sin usar la cabeza… así que lo de la jarra de cerveza, para él, es cosa de niños.
No hay que olvidar que fue presidente de los Estados Unidos, por dos períodos, sin ganar nunca las elecciones y, por si fuera poco, llevó a las tropas norteamericanas a invadir Irak pretextando de unas armas nucleares que después en el terreno nunca nadie jamás encontró.
El libro en cuestión, Decision Points, es otra perla más dentro de ese arroz con pollo, sin pollo, en que se especializa Súper W, puesto dice él que allí habla sobre las fraudulentas elecciones del 2000 –que finalmente arrebató a los demócratas justo en el Estado de Florida, cuartel general de la mafia anticubana y donde su hermano era gobernador–, las supuestas armas de destrucción masiva de Sadan Husein, su orden de usar las torturas como método de interrogatorio y su respuesta al devastador huracán Katrina –del que no se ocupó sino hasta una semana después del desastre, pues en el momento del meteoro él estaba muy ocupado haciendo lo que siempre hacia, y esto es: estar de vacaciones.
La verdad es que si Bush hablara de todo eso, con apenas un poco de objetividad y franqueza, debería ir de cabeza a la cárcel… pero eso no pasará, como nada pasó cuando –durante su campaña electoral del 2000–un periodista le preguntó y deliberadamente negó que cierta vez fue detenido por conducir totalmente borracho.
En todo caso, parece que la cosa en la Feria no fue del todo feliz, pues pese a la presencia de sus aliados incondicionales, los congresistas Lincoln y Mario Diaz-Balart e Ileana Ros-Lehtinen –lo más furibundo de la irracionalidad contra Cuba desde el gobierno norteamericano–, los reportes sobre el suceso son contradictorios e ininteligibles, ya que hablan de que “la sala estaba repleta, aunque no rebosante”, lo cual no hay manera humana de entenderlo.
Encima, hasta donde se sabe, logró vender 220 000 ejemplares, cifra que aunque parece grande es apenas la mitad de lo que vendió My Life, las memorias Bill Clinton, que duplicaron esa cifra con 400 000 ejemplares facturados en su debut.
Sobre su orden de usar la tortura en los interrogatorios, y refiriéndose en especifico al “waterboarding”, Bush ha dicho que: “sin duda el procedimiento era duro, pero expertos médicos tranquilizaron a la CIA diciéndole que no causaba un daño duradero”.
¿En que consiste el waterboarding? Sencillo: Tumban al sospechoso en un tablón, boca arriba y con los pies más elevados que la cabeza, le colocan una capucha que cubra su rostro, y luego una toalla doblada a la altura de la nariz. Entonces se vierte agua sobre su cabeza para que la toalla se empape y se le pegue a la boca y la nariz, produciéndole una horrorosa asfixia. Pasados unos segundos, se hace una pausa, se le quita la toalla y le dejan respirar antes de reanudar la sesión.
Evidentemente, el uso del waterboarding no causa un “daño duradero”. De hecho, al parecer no causa daño alguno, pues lo cierto es que el principal verdugo, George W. Bush, quien implementó su uso por las tropas norteamericanas, no ha recibido ninguna represalia por ello, aun habiéndolo ordenado él personalmente, y confesándolo ahora por escrito, de su puño y letra. Lo más que le ha pasado es ese retraso de la Feria de Miami, en invitarlo, a donde, se quejó “han invitado a mi madre, mi mujer y mi hija”, en alusión a que por allí ha cruzado hasta el gato antes que él.
Y luego de eso, Bush sentenció: “Finalmente me tocó el turno”. Pues no, señor Bush, en eso, como en todo lo demás, usted se equivoca: si algo usted se merece, y aun no le ha llegado, es su turno.

miércoles, 10 de noviembre de 2010

MATAR A CASTRO

Ernesto Pérez Castillo

Una noticia estremece el mundo… de los jugadores. La empresa estadounidense Activision acaba de lanzar el videojuego “Call of Duty: Black Ops”, que transporta al jugador a los escenarios de la Guerra Fría. En el juego se deben manejar armas y vehículos de guerra para llevar a cabo operaciones militares en “territorio enemigo” –los que Bush denominó “rincones oscuros”– como Cuba, Vietnam o Rusia.
La primera operación que deberá enfrentar quien compre el videojuego será ni más ni menos que hacer realidad uno de los más caros e imposibles sueños de los servicios de inteligencia norteamericanos: matar, con tecnología estereoscópica, a Fidel Castro.
Tras más de seiscientos fracasos en la vida real, es ahora la industria del entretenimiento quien asume la tarea de asesinar al líder de la revolución cubana, al menos en la mente de los adolescentes que compren “Call of Duty: Black Ops”, y que al parecer serán millones pues las cifras de ventas de su antecesor, “Call of Duty: Modern Warfare”, que además fue el más exitoso del año anterior, dicen que superaron los veinte millones de copias vendidas.
Curioso que estos juegos se desarrollen precisamente allí, en esos “rincones oscuros” donde los yanquees solo han conocido la pateadura y la derrota. Quizá ello responda a la lógica propagandística de querer implantar una falsa memoria sobre los peores momentos del Imperio: su salida a toda velocidad, con la cola entre las piernas, de Vietnam, o el desastroso final de su aventura contra Cuba en Playa Girón.
Asesinar a Fidel, la gran obsesión –y peor aun, la gran frustración– imperial, quiere de esta manera quedar incorporada en el subconsciente de la juventud, donde, mal que les pese, lo que hay es un Fidel más vivo y victorioso cada día.

domingo, 7 de noviembre de 2010

LA GRAN REVOLUCIÓN SOCIALISTA DE OCTUBRE

En la mañana del 7 de Noviembre de 1917 Lenin escribió su proclama a los ciudadanos de Rusia, anunciando la toma del poder por el comité militar revolucionario.

LA INTERNACIONAL

Arriba los pobres del mundo
En pie los esclavos sin pan
y gritemos todos unidos:
¡Viva la Internacional!

Removamos todas las trabas
que oprimen al proletario,
cambiemos el mundo de fase
hundiendo al imperio burgués

Agrupémonos todos
en la lucha final
y se alcen los pueblos con valor
por la Internacional

El dia que el triunfo alcancemos
ni esclavos ni dueños habrá
los odios que al mundo envenenan
al punto se extinguirán

El hombre del hombre es hermano
cese la desigualdad
la Tierra será el paraíso,
bello de la humanidad

Agrupémonos todos
en la lucha final
Y se alcen los pueblos con valor
por la Internacional


L'Internationale

Debout, les damnés de la terre
Debout, les forçats de la faim
La raison tonne en son cratère
C'est l'éruption de la fin
Du passe faisons table rase
Foules, esclaves, debout, debout
Le monde va changer de base
Nous ne sommes rien, soyons tout

C'est la lutte finale
Groupons-nous, et demain (bis)
L'Internationale
Sera le genre humain

Il n'est pas de sauveurs suprêmes
Ni Dieu, ni César, ni tribun
Producteurs, sauvons-nous nous-mêmes
Décrétons le salut commun
Pour que le voleur rende gorge
Pour tirer l'esprit du cachot
Soufflons nous-mêmes notre forge
Battons le fer quand il est chaud

L'état comprime et la loi triche
L'impôt saigne le malheureux
Nul devoir ne s'impose au riche
Le droit du pauvre est un mot creux
C'est assez, languir en tutelle
L'égalité veut d'autres lois
Pas de droits sans devoirs dit-elle
Egaux, pas de devoirs sans droits

Hideux dans leur apothéose
Les rois de la mine et du rail
Ont-ils jamais fait autre chose
Que dévaliser le travail
Dans les coffres-forts de la bande
Ce qu'il a crée s'est fondu
En décrétant qu'on le lui rende
Le peuple ne veut que son dû.

Les rois nous saoulaient de fumées
Paix entre nous, guerre aux tyrans
Appliquons la grève aux armées
Crosse en l'air, et rompons les rangs
S'ils s'obstinent, ces cannibales
A faire de nous des héros
Ils sauront bientôt que nos balles
Sont pour nos propres généraux

Ouvriers, paysans, nous sommes
Le grand parti des travailleurs
La terre n'appartient qu'aux hommes
L'oisif ira loger ailleurs
Combien, de nos chairs se repaissent
Mais si les corbeaux, les vautours
Un de ces matins disparaissent
Le soleil brillera toujours.


Die Internationale

Wacht auf, Verdammte dieser Erde,
die stets man noch zum Hungern zwingt!
Das Recht wie Glut im Kraterherde
nun mit Macht zum Durchbruch dringt.
Reinen Tisch macht mit den Bedrängern!
Heer der Sklaven, wache auf!
Ein Nichts zu sein, tragt es nicht länger
Alles zu werden, strömt zuhauf!

Völker, hört die Signale!
Auf zum letzten Gefecht!
Die Internationale
erkämpft das Menschenrecht.

Es rettet uns kein höh'res Wesen,
kein Gott, kein Kaiser, noch Tribun
Uns aus dem Elend zu erlösen
können wir nur selber tun!
Leeres Wort: des Armen Rechte,
Leeres Wort: des Reichen Pflicht!
Unmündig nennt man uns und Knechte,
duldet die Schmach nun länger nicht!

Gewölbe, stark und fest bewehret
die bergen, was man dir entzog.
Dort liegt das Gut, das dir gehöret
und um das man dich betrog.
Ausgebeutet bist du worden!
ausgesogen bis aufs Mark!
Auf Erden rings, in Süd und Norden,
das Recht ist schwach, die Willkür stark!

Abscheulich blähn sich diese Götzen,
die Herrn von Schacht und Eisenbahn.
Sie machten unser Blut zu Schätzen,
sie haben unser Gut vertan.
In Stahltresoren liegt's vergraben.
Wann machen wir die Rechnung glatt?
Das Volk will ja nur wiederhaben,
was man dem Volk gestohlen hat.

Die Herrscher machten uns betrunken.
Der Zauber muss zu Ende sein.
Drum werft ins Heer der Freiheit Funken!
Dann schlägt es mit dem Kolben drein.
Wenn sie uns zwingen, die Barbaren,
Soldat zu spielen noch einmal,
wir werden unsre Kugeln sparen
für unsren eignen General.

In Stadt und Land, ihr Arbeitsleute,
wir sind die stärkste der Partei'n
Die Müssiggänger schiebt beiseite!
Diese Welt muss unser sein;
Unser Blut sei nicht mehr der Raben
und der mächt'gen Geier Frass!
Erst wenn wir sie vertrieben haben
dann scheint die Sonn' ohn' Unterlass!


Ha'intenazyonal

kum hitna'era am halecha
am avadim mezey ra'av
esh hankama balev lahecha
likrat oyev hikon lakrav

olam yashan adey ha'yesod nahriva
migav kafuf nifrok ha'ol
et olamenu az nakima
lo klum etmol - mahar hakol

ze ihiye krav ahron
bemilhemet olam
im ha'internazional
ye'or, isgav adam


De Internationale

Ontwaakt! verworpenen der Aarde
Ontwaakt! verdoemd in hong'ren sfeer
Reed'lijk willen stroomt over de Aarde
en die stroom rijst al meer en meer
Sterft, gij oude vormen en gedachten
Slaaf geboor'nen, ontwaakt! ontwaakt!
De wereld steunt op nieuwe krachten
begeerte heeft ons aangeraakt

Makkers! ten laatste male
tot de strijd ons geschaart
en de Internationale
zal morgen heersen op Aard'

De staat verdrukt; de wet is logen
de rijkaard leeft zelfzuchtig voort
Tot 't merg wordt d'arme uitgezogen
en zijn recht is een ijdel woord
Wij zijn 't moe naar and'rer wil te leven
Broeders! hoort hoe gelijkheid spreekt:
Geen recht waar plicht is opgeheven
geen plicht leert zij waar recht ontbreekt

Makkers! ten laatste male
tot de strijd ons geschaart
en de Internationale
zal morgen heersen op Aard'

De heersers door duivelse listen
bedwelmen ons met bloed'gen damp
Broeders! strijdt niet meer voor and'rer twisten
breekt de rijen hier is uw kamp
Gij die ons tot helden wilt maken
o! Barbaren denkt wat gij doet
Wij hebben waap'nen hen te raken,
die dorstig schijnen naar ons bloed

Makkers! ten laatste male
tot de strijd ons geschaart
en de Internationale
zal morgen heersen op Aard'


The Internationale

Arise ye workers from your slumbers
Arise ye prisoners of want
For reason in revolt now thunders
And at last ends the age of cant.
Away with all your superstitions
Servile masses arise, arise
We'll change henceforth the old tradition
And spurn the dust to win the prize.

So comrades, come rally
And the last fight let us face
The Internationale unites the human race.
So comrades, come rally
And the last fight let us face
The Internationale unites the human race.

No more deluded by reaction
On tyrants only we'll make war
The soldiers too will take strike action
They'll break ranks and fight no more
And if those cannibals keep trying
To sacrifice us to their pride
They soon shall hear the bullets flying
We'll shoot the generals on our own side.

No saviour from on high delivers
No faith have we in prince or peer
Our own right hand the chains must shiver
Chains of hatred, greed and fear
E'er the thieves will out with their booty
And give to all a happier lot.
Each at the forge must do their duty
And we'll strike while the iron is hot.


L'Internazionale

Compagni avanti il gran partito,
noi siamo dei lavoratori,
rosso un fiore in petto c'è fiorito,
una fede c'è nata in cuor.
Noi non siamo più nell'officina,
entro terra dai campi al mar,
la plebe sempre hanno tradito
senza ideale in cui sperar.

Estribillo (2v.): Su dobbiam ideare,
nostro al fine sarà,
l'Internazionale,
futura umanità.

Un gran stendardo al sol fiammante,
dinnanzi a noi glorioso va.
Noi vogliam per esso giù infrante
le catene alla libertà.
Che giustizia venga, noi chiediamo,
non più servi, non più signor,
Fratelli tutti esser vogliamo
nella famiglia del lavor.

Estribillo (1v.)


A Internacional

De pé, ó vítimas da fome!
De pé, famélicos da terra!
Da ideia a chama já consome
A crosta bruta que a soterra.
Cortai o mal bem pelo fundo!
De pé, de pé, não mais senhores!
Se nada simos neste mundo,
Sejamos tudo, oh produtores!

Bem unidos façamos,
Nesta luta final,
Uma terra sem amos
A Internacional.

Messias, Deus, chefes supremos,
Nada esperemos de nenhum!
Sejamos nós quem conquistemos
A Terra-Mãe livre e comum!
Para não ter protestos vãos,
Para sair deste antro estreito,
Façamos nós por nossas mãos
Tudo o que a nós diz respeito!

Bem unidos...

Crime de rico a lei o cobre,
O Estado esmaga o oprimido.
Não há direitos para o pobre,
Ao rico tudo é permitido.
À opressão não mais sujeitos!
Somos iguais todos os seres.
Não mais deveres sem direitos,
Não mais direitos sem deveres!

Bem unidos...

Abomináveis na grandeza,
Os reis da mina e da fornalha
Edificaram a riqueza
Sobre o suor de quem trabalha!
Todo o produto de quem sua
A corja rica o recolheu.
Querendo que ela o restitua,
O povo só quer o que é seu!

Bem unidos...

Fomos de fumo embriagados,
Paz entre nós, guerra aos senhores!
Façamos greve de soldados!
Somos irmãos, trabalhadores!
Se a raça vil, cheia de galas,
Nos quer à força canibais,
Logo verá que as nossas balas
São para os nossos generais!

Bem unidos...

Somos o povo dos activos
Trabalhador forte e fecundo.
Pertence a Terra aos produtivos;
Ó parasitas, deixai o mundo!
Ó parasita que te nutres
Do nosso sangue a gotejar,
Se nos faltarem os abutres
Não deixa o sol de fulgurar!

Bem unidos...


Internatsional

Vstavay, proklyat'yem zaklyeymyennyy,
Vyes' mir golodnykh i rabov!
Kipit nash razum vozmushchyennyy
I v smyertnyy boy vyesti gotov.
Vyes' mir nasil'ya my razrushim
Do osnovan'ya, a zatyem - - -
My nash, my novyy mir postroim:
Kto byl nichyem, tot stanyet vsyem!
Eto yest' nash poslyedniy
I ryeshityel'nyy boy.
S Internatsionalom
Vospryanyet rod lyudskoy.


Internationalen

Upp, trälar uti alla stater,
som hungern bojor lagt uppå.
Det dånar uti rättens krater,
snart skall utbrottets timma slå.
Störtas skall det gamla snart i gruset.
Slav, stig upp för att slå dig fri!
Från mörkret stiga vi mot ljuset,
från intet allt vi vilja bli.

Upp till kamp emot kvalen.
Sista striden det är,
ty internationalen
åt alla lycka bär.

Arbetare i stad, på landet,
en gång skall jorden bliva vår.
När fast vi knyta brodersbandet,
då lättingen ej råda får.
Många rovdjur på vårt blod sig mätta
men när vi nu till vårt försvar,
en dag en gräns för dessa sätta,
skall solen stråla lika klar.

Upp till kamp emot kvalen.
Sista striden det är,
ty internationalen
åt alla lycka bär.


i-Internationale

n'zigqila zezwe lonke
Vukan'ejokwen'lobugqili
Sizokwakh'umhlaba kabusha
Siqed'indlala nobumpofu.

lamasik'okusibopha
Asilwise yonk'incindezelo
Manj'umhlab'unesakhiw'esisha
Asisodwa Kulomkhankaso

Maqaban'wozan'sihlanganeni
Sibhekene nempi yamanqamu
I-Internationale
Ibumb'uluntu lonke

sábado, 6 de noviembre de 2010

MIGUEL BARNET: OBAMA NO HA MOVIDO FICHA EN CUBA

Por Carmen Postigo

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, "no ha movido ni un pieza en el ajedrez de Cuba", dijo el escritor cubano Miguel Barnet, uno de los autores más traducidos y de mayor éxito internacional, en una entrevista concedida a EFE.

El también etnólogo y poeta Miguel Barnet (1940) está en Roma para pronunciar una conferencia sobre la aportación africana en la cultura de Cuba en el Instituto Cervantes de Piazza Navona, donde se han proyectado películas basadas en obras suyas como "Gallegos" y Canción de Rachel".

El también presidente de la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) refirió sobre Obama, quien ha recibido un varapalo en las últimas elecciones estadounidenses con la pérdida de la mayoría en el Congreso, que "tenía más esperanzas en él. Creo que es un hombre honesto, pero le falta arresto".

"A mi me ha defraudado mucho, aunque lo prefiero a George W. Bush", subrayó.

"Es cierto que Obama ha dado más visas para Estados Unidos", pero lamentó que "no ha facilitado" la "anhelada visita de los académicos estadounidenses que quieren ir a Cuba".

El autor, de ascendencia catalana, afirmó que están "abogando para que se suprima la tarjeta blanca", que otorga el Departamento de Migración para que los cubanos puedan salir de la isla.

Barnet no cree que haya otros países en América Latina en que los escritores, músicos, deportistas e intelectuales viajen tanto como los cubanos "desde la Patagonia hasta el Ártico".

Y confirmó que existe un movimiento a favor de la supresión de la tarjeta blanca "que llegará pronto".

Explicó cómo por ahora los cubanos pueden abandonar la isla sólo mediante una invitación de un particular o de una institución que se haga desde el exterior.

En cuanto a la situación de los presos políticos en Cuba, Barnet aseveró que "tengo la convicción de que la gran mayoría de ellos reciben beneficios de la Oficina de Intereses de los Estados Unidos para hacer sus demostraciones".

"No conozco sus plataformas políticas, no conozco sus ideas. No sé si calificarlos de disidentes o de contra-revolucionarios porque muchos de ellos han continuado a llevando a cabo acciones de agresión y sabotaje a la economía del país", aseguró.

Sin embargo, sostuvo que "en Cuba existe libertad de expresión, lo contrario es una visión con prejuicios. Yo nunca he sido maniatado".

Y valoró la acción del ex ministro de Exteriores de España, Miguel Ángel Moratinos y de la Iglesia Católica en Cuba para liberar a los presos.

En cuanto a la situación social de la isla, consideró que "Cuba no es pobre, hay más pobreza en otros países de América Latina".

"Tiene una riqueza intrínseca e intelectual de la que nos sentimos orgullosos", dijo.

Reconoció que tienen problemas económicos y los achacó al bloqueo estadounidense, que consideró "injusto y criminal".

Además, -dijo- "la isla no es tan rica. No tenemos una industria rica, un poco de petróleo, un poco de níquel y el azúcar ya no produce beneficios, pero no hay un solo niño cubano descalzo, que no vaya la escuela, que no coma, sin atención medica, ni analfabeto".

En cuanto al turismo sexual que llega a la isla, Miguel Barnet refirió que hay "muchos tipos de turismo. Pero el que promueve el Estado -señaló- es el turismo cultural. Tenemos 40 grupos de teatro, un ballet y un cine, una industria cultural muy rica".

"Pero no podemos coartar que haya gente vaya a hacer turismo sexual a Cuba", subrayó.

El escritor cubano adelantó que su "Biografía de un Cimarrón" (1966) será trasladada al cine, producida por el español Miguel de los Santos, "gran animador del proyecto", y dirigida por Juan Carlos Taibo, el cineasta que llevó a la gran pantalla
"Fresa y Chocolate".

Asimismo explicó que el año próximo se celebra el "Año de los Afrodescendientes" en Cuba, una isla donde el 50 por ciento de la población es negra o mestiza y donde el último barco negrero arribó en 1874, aunque en 1886 ya se había abolido la esclavitud.

(EFE)

martes, 2 de noviembre de 2010

UN REGALO


El primer regalo de mi Sebastian para su hermanita Patricia, de mes y medio de nacida... una casa, el sol radiante, un jardín florido...

lunes, 1 de noviembre de 2010

BUSH Y LA FERIA DE MIAMI: PASEN SEÑORES PASEN…

Ernesto Pérez Castillo

Ahora resulta que la gran noticia en El Nuevo Herald es que la próxima Feria Internacional del Libro de Miami será inaugurada ni más ni menos que por el mismísimo George W. Bush…
El suceso es tan insólito y tan de mal gusto como el imposible de que una reunión de vacas sea presidida por un carnicero, cuchillo en mano y ataviado con su delantal salpicado de sangre.
Porque, si alguna conexión existe entre Súper W y los libros, y ello no debe ser olvidado nunca, es la despiadada destrucción de más de un millón de libros de la biblioteca Dar al-Kutub wa al-Watha’iq, la Biblioteca Nacional de Bagdad, en medio de la operación “Impacto y pavor”, durante la agresión imperial a Irak.
Entre otros libros, desaparecieron ediciones antiguas de Las mil y una noches, de los tratados matemáticos de Omar Khayyam, los tratados filosóficos de Avicena, Averroes, Al Kindi y Al Farabi, las cartas del Sharif Husayn de La Meca, junto a las obras de escritores universales como Tolstoi, Borges, Sábato, manuales de historia sobre la civilización sumeria...
Hubo piras, en el más autentico estilo hitleriano, para incinerar aquellos libros que no fueron robados, e incluso las evidencias confirman que para el incendio se usó fósforo blanco, de procedencia militar.
Además, en el Museo Arqueológico se saquearon tablillas con las primeras muestras de escritura. Más de 700 manuscritos antiguos fueron a parar a las llamas y 1 500 se dispersaron en la Biblioteca Awqaf. En la Casa de la Sabiduría, cientos de volúmenes fueron igualmente exterminados por el fuego.
Así, la primera gran quema de libros del siglo XXI fue realizada precisamente en la nación donde tuvo lugar la invención del libro, 2 300 años antes del nacimiento de Cristo. Eso lo hizo Bush, y como premio por todo ello ha sido invitado a realizar la apertura de la Feria Internacional del Libro de Miami… ¿dónde si no?
El pretexto para tamaña invitación es el libro de memorias de Súper W, Decision Points, que será entregado a cada uno de los que decidan asistir, a cambio de que abonen los 40 dólares de la entrada, de los cuales 35 pagan el mamotreto en cuestión.
¿De qué trata Decision Points? Dicen que se refiere a los puntos climáticos de sus ocho años de desgobierno: las guerras de Afganistán e Irak, el huracán Katrina y la crisis financiera. Si en esas páginas al menos el 20 o el 30% de lo contado fuera objetivo y verdadero, ello solo bastaría para poner a Súper W tras las rejas de por vida.
A todas estas, la directora ejecutiva del Centro de las Artes Literarias de la Florida, Alina Interián, ha dicho que la presencia de Bush en la inauguración de la feria “habla del prestigio que hemos logrado ganar durante todos estos años”.
Y, mal que le pese, doña Alina lleva mucha razón. El que George W. Bush sea la figura literaria principal en la Feria Internacional del Libro de Miami, dice a las claras qué clase de circo, perdón, qué clase de feria es esa feria de Miami.

viernes, 29 de octubre de 2010

IMPERIAL KINDNESS

Ernesto Pérez Castillo

A recent comment on the BBC stated that "The shortage of fast-acting sodium barbiturate Pentothal as anesthetic agent, which is included in the lethal injection that receive death-row inmates is causing a backlog of “executions” in the United States.
Jeffrey Landrigan’s execution was planned for Tuesday, but it has been suspended after a judge questioned the "sedative good condition”, which would inflict great pain on the man condemned because of the drug contamination.
Given the national shortage of barbiturate, Landrigan’s defense filed a motion to determine whether Arizona broke away from the regulations of the Federal Food and Drug assuming the illegal acts by the State to get the drug, and the authorities refuse to confess where and how they got it.
Along with sodium pentothal, the one who will die is also inoculated with pancuronium bromide, a muscle paralyzing agent to stop diaphragm breathing: 100 mg of pancuronium bromide sufficient to cause death by suffocation.
The effects of using the drug are so horrible that there are U.S. laws that prohibit their use in animal sacrifice.
Indeed, the execution protocol includes a third substance, potassium chloride, which causes cardiac arrest to the offender.
In other words, you get injected by an anesthetic of questionable origin, probably contaminated and therefore ineffective, with a substance prohibited by veterinarians for its terrible effects, and then another poison to stop the heart.
Even the frequently criticized Amnesty International has demanded the annulment of the death penalty in the United States, who has also the record of being the only nation in the Americas that ordered executions in 2009.
And all this in the country that boasts of being the largest democracy defender in the world, and makes case against Cuba under the pretext of defending the human rights.

jueves, 28 de octubre de 2010

DIFUNDE WIKILEAKS VIDEOS DE ABUSOS DE EE.UU EN IRAK





LA BONDAD IMPERIAL

Ernesto Pérez Castillo

Un comentario reciente en la BBC afirma que “La escasez del pentotal sódico – barbitúrico de acción rápida como agente anestésico, que se incluye en la inyección letal que reciben los condenados a muerte– está causando un atasco de ejecuciones” en los Estados Unidos.
Para el martes estaba prevista la ejecución de Jeffrey Landrigan, pero ha sido suspendida luego que una jueza cuestionó “el buen estado del sedante”, lo cual infligiría gran dolor al condenado, a causa de la contaminación del medicamento.
Ante la escasez nacional del barbitúrico, la defensa de Landrigan interpuso una moción para conocer si Arizona se apartó de las regulaciones de la Administración Federal de Drogas y Alimentos, presumiendo la comisión de actos irregulares por parte del Estado para hacerse de la droga, y las autoridades se niegan rotundamente a confesar dónde y cómo la consiguieron.
Junto al pentotal sódico, quien va a morir también es inoculado con bromuro de pancuronio, un paralizante muscular que al detener el diafragma imposibilita la respiración: 100 mg de bromuro de pancuronio bastan para provocar la muerte por asfixia.
Los efectos del uso de este paralizante son tan horribles que, vaya cosa, existen leyes norteamericanas que prohíben su uso en el sacrificio de animales…
Encima, el protocolo de ejecución incluye una tercera sustancia, el cloruro potásico, que causará un paro cardiaco al condenado.
O sea, a usted le pinchan y le meten dentro un anestésico de dudosa procedencia, probablemente contaminado y por tanto inefectivo, junto a una sustancia que hasta los veterinarios prohíben por sus terribles efectos demostrados y luego otro veneno para detenerle dolorosamente el corazón.
Incluso la muy cuestionada Amnistía Internacional ha exigido la derogación de la pena de muerte en los Estados Unidos, quien tiene además el récord de ser la única nación del continente americano que ordenó ejecuciones en el 2009.
Y todo eso en el país que se jacta de ser la más grande democracia del mundo, y que hace causa contra Cuba con el pretexto de defender los derechos humanos.

OTRA VISITA A GERARDO HERNÁNDEZ

Por Danny Glover y Saul Landau

Estábamos sentados en el salón de espera con otras ocho personas, todas negras o latinas, mientras las autoridades de la cárcel supuestamente “contaban” a los prisioneros. Hora y media después pasamos por la máquina “de revisión” mientras examinaban nuestros zapatos con rayos X –¿el aeropuerto se ha mudado a la cárcel o será al revés? Un guarda nos puso un cuño invisible en la muñeca; una pesada puerta metálica se abrió electrónicamente y entramos a otra sala donde un guarda nos escaneó el cuño invisible con una máquina portátil de ciencia ficción. Otro enorme portal se abrió como por arte de magia y un guarda nos ladró la orden de esperar en el pasillo al aire libre, entre la entrada del edificio y la sala de visitas de la prisión.
Entramos la sala de visitas bien iluminada –nada de pasar secretos o contrabando— y un guarda señaló una de las muchas pequeñas y baratas mesas de plástico con tres sillas del mismo material –en medio de otras piezas plásticas del salón. Reclusos y familiares conversaban. Nosotros esperábamos. Diez minutos después, apareció Gerardo Hernández. Abrazó a Danny y le dio las gracias por hacer el video de YouTube (no dejen de verlo) que explica el caso de los Cinco de Cuba.
Luego abrazó a Saul, quien le dijo que acababa de regresar de Cuba y le traía saludos de gente que lo conoce.
“¿Cómo está respondiendo la gente a las nuevas reformas?”, quería saber, en referencia a los cambios económicos –reapertura de parte del sector privado que se cerró con la “ofensiva revolucionaria” de 1968 y reabierto parcialmente a mediados de la década de 1990, y del despido masivo (500 000) de trabajadores estatales “superfluos”, como les llamó Raúl Castro.
Saul le informó que la gente parecía ansiosa, pero que también estaba asimilando la nueva realidad. Gerardo asentía. “Era necesario”, opinó.
Había leído los periódicos y visto las noticias relacionadas con las elecciones de la semana próxima. “¿Perderán los demócratas una cámara o las dos?”, preguntó.
Nosotros no sabíamos. Danny y Saul habían estado viendo CNN en la sala de espera del aeropuerto antes de abordar el avión rumbo al sur de California y escucharon a Wolf Blitzer y al otro “conductor” de CNN que competían por las medallas de hablar rápido y no decir nada. Comentamos la manera en que las noticias por cable necesitan crear un conflicto (¿noticias?) las 24 horas del día como una transfusión salvadora de sangre. Si no existe un tema, crearlo. Pero surgen las crisis. A veces a Lindsay Lohan y a Wynona Rider no los atrapan consumiendo drogas o robando en una tienda y CNN tiene que crear un conflicto entre ex oficiales militares gays y miembros del personal de Obama, a consecuencia de “No Preguntar, No Decir”. Eso era parte de la “cobertura electoral” de CNN.
Las autoridades carcelarias le niegan a Gerardo acceso al correo electrónico o a computadoras, a pesar de que asesinos y violadores condenados no tienen esas restricciones. Él habla con su esposa por teléfono. “Imagínense, ni siquiera puedo enviarle un correo electrónico”. Se echó a reír sardónicamente.
Gerardo tampoco puede enviar correos electrónicos a su abogado, quien recientemente presentó una nueva apelación basada en documentos del gobierno que muestran pagos hechos a periodistas del área de Miami que escribieron artículos destinados a empeorar el “dominante prejuicio de la comunidad”, de manera que el juicio en Miami se convirtiera en un lugar imposible para que Gerardo y sus cuatro compañeros recibieran un proceso justo.
Un periodista residente en Miami, Pablo Alfonso, recibió $58 000 dólares durante el período de detención y juicio de Los Cinco, pero solo escribió 16 artículos dañinos (mientras trabajaba para El Nuevo Herald, el más importante diario en español de Miami). Otros periodistas pagados por el gobierno realizaron programas negativos de radio y TV acerca de los cinco hombres que habían admitido que su misión incluía el espionaje –pero no al gobierno de EE.UU. Gerardo explicó que la Inteligencia cubana envió a los hombres a Miami para penetrar los grupos violentos del exilio que había plantado más de una docena de bombas en un año (1997) en lugares turísticos cubanos.
El FBI no arrestó a los terroristas, sino que arrestó a las mismas personas que habían suministrado al Buró la evidencia de actividades terroristas con sede en el Sur de la Florida.
En mayo de 2005, una Comisión de Derechos Humanos de la ONU llegó a la conclusión de que el juicio original “no tuvo lugar en el clima de objetividad e imparcialidad” requerido para juicios justos. El informe de la Comisión exigía un nuevo proceso.
El Tribunal Supremo de EE.UU. rechazó una apelación previa de los Cinco. Pero ahora, además del soborno a periodistas, el abogado defensor Leonard Weinglass ha descubierto que la fiscalía “ocultó evidencia que hubiera demostrado la inocencia (de Gerardo)”. Es más, dice Weinglass, el gobierno no reveló “imágenes de satélite que hubieran demostrado que el derribo de aviones del 24 de febrero de 1996 ocurrió en el espacio aéreo cubano, y no en el espacio aéreo internacional. La agencia clave del gobierno de Estados Unidos que tiene bajo su custodia los datos de satélite, hasta ahora se ha negado a admitir o negar que posee tales datos”.
Ese día, tres aviones de Hermanos al Rescate violaron el espacio aéreo cubano después de recibir múltiples advertencias de que no lo hicieran. MIGs cubanos derribaron a dos de los aviones, en los que murieron los pilotos y copilotos. Este hecho, razona Weinglass, hubiera dado a los Cinco y a los pilotos de los MIGs, una clara defensa contra la acusación de conspiración para cometer asesinato. (Entrevista radial a Bernie Dwyer,
http://www.thecuban5.org/BDInterview.html).
Irónicamente, el gobierno nunca probó el vínculo de Gerardo con el derribo de los aviones. Presentaron una comunicación felicitándolo por su papel en “la operación”. Pero, explicó Gerardo, “la operación” se refería a que ayudó a otro agente a salir del país, no al derribo. “Ellos tenían otros documentos que no mostraron a la defensa y que hubieran demostrado que yo no sabía nada de los hechos de aquel día”. Weinglass incluyó esto en su nueva apelación.
Gerardo le preguntó a Danny acerca de cuándo conoció a su esposa Adriana en París. Danny le contó del emocionante encuentro y el rostro de Gerardo se iluminó.
Un recluso nos sacó una foto a los tres. Nos despedimos. Gerardo nos hizo con el puño el saludo de “mantener la fe”. Agitamos la mano, nos fuimos y comenzamos nuestro viaje en auto hacia el sur, al aeropuerto de Ontario. En el camino pasamos decenas de casas vacías sin vender en Victorsville y los interminables anuncios de cadenas de tiendas y restaurantes.
“Vaya”, dijo Danny mientras conducía, ·este hombre es un ejemplo”.
Saul asentó. Valía bien la pena el viaje de ida y vuelta, el rollo del aeropuerto, el auto alquilado y la espera en la prisión –toda la fealdad—para ver cuántos recursos internos puede emplear un hombre para mantener en alto su espíritu y utilizarlos para servir de ejemplo a otros.

Tomado de Progreso Semanal

VARELA, LOS COMENTARIOS Y LOS POLICÍAS ABUSADORES

Por Álvaro F. Fernández
alvaro@progresoweekly.com

Me sorprende la superficialidad espiritual de Miami. Sin duda, la noticia más importante de la semana pasada,--en lo que respecta a la familia de Progreso Weekly/Semanal-- fue la golpiza recibida por nuestro columnista José Varela a manos de la policía del área de Miami. Lo que más me molestó fue la reacción de algunos de nuestros lectores. El odio se volvió tan personal, el lenguaje tan soez, que opté por cerrar la sección de comentarios de nuestra edición en español por varios días.
Verán que ya está abierta de nuevo. Nuestros lectores pueden participar otra vez en nuestra revista. Pero hay nuevas reglas.
Todos los comentarios serán leídos con anterioridad. Sí, será más trabajoso, pero aún antes de los tristes hechos de la pasada semana, la sección de comentarios de Progreso Semanal se nos había ido de la mano. Ahora, cada comentario será recibido, leído y finalmente aprobado antes de publicarlo. Así que si ustedes ven que su comentario no aparece de inmediato no se preocupen; más tarde o más temprano aparecerá.
A no ser que... si un comentario enviado está lleno de lenguaje sucio, si los ataques son personales y dirigidos a la familia de alguien y si es humanamente degradante en alguna forma, NO lo verán publicado. Tan sencillo como eso.
Y permítanme subrayar que esta decisión no tiene nada que ver con estar de acuerdo o en desacuerdo con nosotros. Lo cierto es que apreciamos todo comentario inteligente –a favor o en contra. En Progreso Weekly/Semanal consideramos que las discusiones inteligentes son sanas, ayudan y a veces hasta nos ilustran. Pero el hecho de que alguien está en desacuerdo con nuestros escritores o nuestro pensamiento político no da derecho a insultar –a veces de manera muy grave.
En cuanto a Varela, en mi opinión cometió un error al enfrentarse a la policía. He tenido experiencias personales con agentes de policía. Durante años he aprendido que la mejor política es decir: “Sí, agente. No, agente. Gracias, agente”. Pero creo que el ego de Varela se inmiscuyó en el problema. Y los resultados pueden verse en las fotos. En cuanto a su situación familiar, eso es asunto de Varela, su esposa y sus hijos.
Aún así, eso no le da a ningún agente o agentes de policía el derecho a golpear a un ser humano de la manera en que lo hicieron con Varela. Ojos cerrados, nariz rota, costillas golpeadas y quién sabe qué más...
Durante años he sostenido una batalla contra un arma usada con demasiada frecuencia por la policía –las pistolas taser que ellos llevan ahora: si una persona se vuelve incontrolable y puede representar una amenaza para un agente de policía, una descarga de electricidad contra una persona la paraliza inmediatamente.
En el pasado, los medios de Miami han reportado casos de policía que usan con liberalidad su pistola taser contra niños que huyen de los policías e incluso contra personas muy ancianas. En esos casos he sido muy crítico.
Pero ahora me pregunto, si este hombre estaba fuera de control (golpeando un auto) y el policía temía por su seguridad, incluso que lo atacaran, ¿por qué no usó el taser en Varela en vez de propinarle una golpiza? Puede que fuera una de las pocas veces que pude haber estado de acuerdo en que se usara una pistola paralizante. Pero no... los policías decidieron actuar como machos y golpearlo hasta el cansancio.
Hay algo que está totalmente mal en ese cuadro.
Sí, Varela quizás sea culpable. Pero me parece que los policías son culpables por partida doble. Ellos deben saber cómo actuar en circumstancias como esta.

Tomado de: http://progreso-semanal.com/4/index.php?option=com_content&view=article&id=2778:varela-los-comentarios-y-los-policias-abusadores&catid=6:nuestro-pulso-florida&Itemid=2